Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

 

04 de Octubre de 2011

 

Para muchos Nueva York es la capital del mundo, una vez que se está allí se entiende por qué. Como amante de la Arquitectura y los viajes, se me ocurren pocos lugares más apropiados para visitar.

 

El pasado mes de Agosto tuve el privilegio de disfrutar durante 7 días (aunque luego fue alguno más por el huracán Irene) de esta ciudad. No voy a ponerme a describir todo lo que hice o lo que se puede hacer en Nueva York durante 7, 10 ó 20 días, para eso ya hay infinidad de blogs y páginas, entre los que recomiendo viajealcentrodelatierra.over-blog.es, donde se describe perfectamente la ciudad y lo que se puede hacer en ella.

 

Mi intención es contaros en varios artículos las distintas visiones que he tenido de la ciudad. En este artículo simplemente os quiero comentar lo que más me llamó la atención, esa imagen o momento que se te queda grabado y cuando nombras la ciudad es lo primero que se te viene a la mente.

 

En concreto cuando pienso en Nueva York lo primero que me viene a la cabeza son dos momentos y un lugar.

 

El lugar no es otro que la zona conocida como “Seaport” o “Pier 17”, situado al sur-este de la isla de Manhattan, relativamente cerca de Wall Street. Se trata de un antiguo puerto habilitado como centro comercial con un montón de tiendas en su interior y sobre todo restaurantes, me llamó la atención el aspecto a pueblo marítimo, suelo empedrado, casitas pequeñas de ladrillo visto, que ahora son tiendas y restaurantes, y el puerto de madera donde en la actualidad se puede disfrutar de una increíble cena con el East River y el Puente de Brooklyn al fondo, los barcos atracados y los rascacielos iluminados asomando entre los mástiles, una postal impagable de la ciudad.

  

Pier-17.jpg

 

En cuanto a los dos momentos que se me han quedado grabados, son los siguientes:

 

El primero tuvo lugar la noche que llegué a la ciudad, era sábado y un autobús nos llevaba del aeropuerto al hotel, en un momento dado pasamos por la archiconocida “Time Square”, apenas fueron 10 segundos, pero me impactó tanto ver tanta cantidad de gente y de carteles luminosos que había visto en infinidad de películas, que aquellos escasos segundos fueron suficientes para darme cuenta de lo que iba a ser el viaje a Nueva York.

 

El domingo lo dedicamos a ir a Harlem, para ver una misa gospel (ya hablaré de ello en próximos artículos), y quizás fuera el lunes o el martes por la mañana cuando tuvo lugar el otro momento que se me ha quedado grabado. Iba dando un paseo cerca de Time Square, sin un rumbo fijo, y de pronto veo al fondo el “Chrysler Building”, fue una pasada esa sensación, iba como un niño con zapatos nuevos haciendo una cantidad ingente de fotos mientras me acercaba al Chrysler, para mí sin duda el edificio más bonito de la ciudad. Quizás uno ya está acostumbrado a ver la típica torre acristalada de reciente construcción, pero esto no tiene nada que ver, ver un edificio de unos 320 m. de altura, del denominado estilo “art decó” y del año 1930 con esa espectacular punta de acero, es otra cosa, realmente impactante.

 

New York 062 

 

Sólo por estas tres cosas merece la pena el viaje.

 

 

Escribir un Comentario

Compartir esta página

Repost 0
Published by