Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

 

22 de Junio de 2012

 

El pasado mes de Abril tuve la suerte de pasar 3 días en Bélgica, aunque estuve poco tiempo, fue suficiente para darme cuenta de que quiero volver algún día para conocer más a fondo el país y sus costumbres.

 

Las dos cosas que más me gustaron de Bélgica, por este orden son la cerveza y el chocolate, merece la pena hacer el viaje sólo por conocer de primera mano esta tradición y esta pasión de los belgas.

 

La cerveza:

Tienen una variedad increíbles de cervezas y a cual más rica, cualquier bar o pub tiene una carta únicamente de cervezas, donde te indican la cantidad de % de alcohol, el tipo de cerveza que es, etc. y cada marca de cerveza tiene su propio vaso y los hay muy chulos.

 

Hay una cerveza que me llamó especialmente la atención y es la “kwak”, que se sirve en una especie de probeta de cristal con la base redondeada y con una especie de base y mango de madera, sobre el cual queda suspendida la probeta. Todas las marcas tienen su historia particular, en este caso, esta cerveza fue creada por Pauwel Kwak allá por el año 1800, este señor tenía una taberna que era parada habitual de carruajes, donde los clientes se bajaban a tomar algo pero el conductor tenía la obligación de quedarse en el carruaje con los caballos, por este motivo el señor Kwak se inventó un baso con un soporte de madera para poder fijarlo al carruaje y que el conductor pudiera beberlo sin problema y sin que se desperdiciara nada, ya sabéis lo que les gusta a nuestros amigos belgas la cerveza, no se puede desaprovechar nada. Ese vaso que se inventó el señor Kwak es prácticamente el mismo en el que hoy día se sigue sirviendo esta peculiar cerveza.

 

El chocolate:

Otra pasión de los belgas es el chocolate, en cualquier calle encuentras puestos de chocolate, de marcas archiconocidas y de artesanos de toda la vida, recomiendo visitar alguna tienda de artesanos chocolateros, que quizás no son tan conocidos pero que viven el chocolate con pasión, llevan toda la vida preparándolo y está igual o más rico que los más famosos y a mejor precio, para lo cual aconsejo que pregunten a los lugareños que le sabrán recomendar alguna tienda de chocolates de algún artesano auténtico del lugar y evitar así las producciones industrializadas que además son más caras.

 

Ciudades y costumbres:

En cuanto a las ciudades que visité, recomiendo encarecidamente visitar Gante y Brujas, unas auténticas maravillas, Bruselas también es bonito pero está peor conservada y sólo la zona centro mantiene parte de su encanto.

 

En cambio Gante y Brujas son preciosas, especialmente me llamó la atención Gante, porque quizás Brujas ya sabía que era bonita, me lo había recomendado mucha gente, etc. pero sin embargo de Gante no me lo esperaba, me llamó bastante la atención, los canales, las viviendas con las fachadas de ladrillo escalonadas, el castillo, la historia que rodea la ciudad, y además es una ciudad universitaria por lo que el buen ambiente está garantizado.

 

Y que decir de Brujas, es como trasladarse a otra época, esta perfectamente conservada, parece que no ha pasado el tiempo, yo sólo pude pasar un día y me quedé con ganas de poder estar algún día más, para recorrer los canales en las barcas, empaparse de la cultura y de las tradiciones, visitar las típicas tiendas de bordados (muy famosos los bordados belgas) para hacer los típicos regalos a la familia y amigos o comer un plato de mejillones a la orilla de algún canal, los mejillones es el plato típico de Bélgica, y los preparan de mil formas distintas.

 

En resumen, Bélgica es un país pequeño y con mucha historia, lleno de canales, mejillones, cervezas, chocolate y buena gente, ¿como perderse esto?

 

Comentarios del Lector

 

Compartir esta página

Repost 0
Published by